7.11.11

_cuando la publicidad se cruza con el LSD

Por alguna extraña razón, siento fascinación por los anuncios barrocos (desde la perspectiva más rococó y recargada, no bajo la auténtica definición histórico - artística de 'Barroco'); me resultan hipnóticas y aberrántemente maravillosas esas campañas carentes de sentido más allá del esperpento visual, envueltas en purpurina glam y rozando (o atravesando en ocasiones) lo kitsch y lo surrealista.

Ejemplo de ello es esta campaña que Nestle ha lanzado para promocionar su producto Special T. ¿La diferencia con otros tés? Que este, en vez de en bolsitas, viene en cápsulas.





Todas las piezas son obra - como no - del fotógrafo David Lachapelle. Sobran las palabras.

4 comentarios:

  1. ¿Un té en cápsulas? ¡Qué desfachatez!

    ResponderEliminar
  2. De todos modos, en cuanto al contenido y la manipulación fotográfica, hay que darle un 10. Ya sé que las fotografías siguen un cierto "canon", pero transmiten el mensaje clara y sencillamente.

    Me gusta.

    Eso sí, té en cápsulas ¡jamás!

    ResponderEliminar